-10% DE DESCUENTO EN LA PRIMERA COMPRA CON EL CÓDIGO FARMACIA10

Piernas cansadas: ¿qué podemos hacer?

piernas cansadas

En ocasiones, los síntomas de una infección o molestia son claros y podemos tratarlos sin dificultad, como en el caso de un resfriado. Sin embargo, hay momentos en los que experimentamos una sensación de malestar sin entender claramente su origen o cómo abordarlo. Un ejemplo de esto son las piernas cansadas, una molestia peculiar que puede aparecer y desaparecer sin razón aparente, especialmente durante las estaciones cálidas.

¿Por qué desarrollamos este problema? ¿Es genético o pasajero? ¿Es posible solucionarlo? Hoy explicaremos cómo llegamos a desarrollar este síndrome y algunos consejos para aliviar las molestias de un problema que sufre entre el 20% y el 30% de la población en España, siendo las mujeres las principales afectadas.

¿Qué es el síndrome de piernas cansadas?

Las piernas cansadas aparecen debido a problemas en la circulación sanguínea. Las venas, responsables de transportar la sangre hacia y desde el corazón, utilizan válvulas en sus paredes para facilitar este proceso. Estas válvulas se abren gracias a la presión de la sangre en circulación y se cierran para evitar el retroceso debido a la gravedad. Además, los músculos ayudan a comprimir las venas, impulsando así la sangre de vuelta al corazón.

Este problema se origina por una insuficiencia en el retorno venoso, es decir, el bombeo de la sangre no funciona correctamente, lo que provoca su estancamiento y una dilatación venosa. Esta dilatación ejerce una tensión excesiva en las paredes de las venas, dificultando la contención de la sangre y causando una pérdida gradual de elasticidad. Además de las molestias, las piernas cansadas pueden llevar a la aparición de varices y enfermedades vasculares como la insuficiencia venosa crónica.

Síntomas

Para detectar este problema y comenzar a solucionarlo antes de que empeore, es fundamental conocer algunos de los síntomas más comunes. Aunque no todos los pacientes experimentan los mismos síntomas ni con la misma intensidad, conocerlos puede ayudarnos a entender mejor a qué nos enfrentamos. A continuación, se enumeran los síntomas que pueden presentarse en las piernas:

  • Pesadez y cansancio.
  • Dolor.
  • Hinchazón y edemas.
  • Calambres musculares.
  • Sensación de adormecimiento o entumecimiento (sobre todo por la noche).
  • Dificultad para estar mucho tiempo de pie o sentado.
  • Picor y agujetas.
  • Varices.

Como mencionamos anteriormente, las mujeres son más propensas a padecer el síndrome de piernas cansadas, especialmente durante períodos específicos como la menstruación, el embarazo, el uso de anticonceptivos orales o tratamientos hormonales sustitutivos. Si se experimentan piernas cansadas mientras se sigue algún tratamiento médico, es crucial consultar al médico antes de tomar cualquier medida. De esta manera, se puede recibir una solución que no interfiera con el tratamiento actual.

piernas cansadas

 

Posibles causas

Las piernas cansadas pueden tener diversas causas y varios factores, los cuales dependerán en intensidad de la propia persona y su predisposición:

Edad

Diversos estudios han comprobado que la posibilidad de sufrir enfermedades venosas sube hasta un 60% en personas mayores de 65 años.

Sexo

Las enfermedades venosas son significativamente más prevalentes entre las mujeres, siendo hasta 5 veces más comunes que en los hombres.

Estatura

Las personas más altas deben realizar un mayor esfuerzo contra la gravedad para bombear la sangre hacia arriba (desde las piernas hasta el corazón), por lo que aumenta la tensión en las venas y, por ende, el riesgo de dilatación.

Componentes genéticos y hormonales

Las personas con tejido conectivo laxo, que tiende a aflojarse o estirarse en exceso, son más propensas a sufrir síndrome de piernas cansadas.

Estilo de vida sedentario y falta de ejercicio

El sobrepeso también puede agravar la enfermedad, ya que el aumento del tejido adiposo en las piernas dificulta el bombeo correcto de la sangre.

Ocupación laboral

Aquellos trabajos que requieren estar muchas horas de pie o sentados (peluquería, enfermería, asistencia en vuelos, trabajos de oficina, conductores, etc.) son mucho más propensos a causar piernas cansadas.

Vestimenta y calzado apretados

Usar ropa ceñida con frecuencia puede provocar un ‘efecto torniquete’ y dificultar el retorno venoso.

Temperatura

El exceso de calor puede favorecer la dilatación venosa. Se recomienda evitar el contacto prolongado con fuentes de calor como saunas o la exposición directa al sol si se padecen piernas cansadas.

Siempre es mejor prevenir que curar. Así que, si detectamos alguno de los síntomas que hemos comentado o notamos que tenemos las piernas cansadas, debemos tomar acción acudiendo al médico. Es importante tener en cuenta que, al tratarse de una patología vascular, una insuficiencia venosa podría derivar en complicaciones más graves, como hemorragias internas o trombosis.

Tratamientos

Si notamos las piernas cansadas por poco tiempo, no es necesario acudir al médico, ya que es un síntoma bastante común. Sin embargo, debemos vigilar que el dolor no empeore. Si el malestar aumenta, se presentan otros síntomas, o persiste durante un tiempo prolongado, es imperativo consultar a un profesional sanitario para obtener un diagnóstico adecuado.

Uno de los tratamientos más frecuentes para la insuficiencia venosa es la terapia compresiva. Este tratamiento consiste en aplicar presión externa en puntos específicos de las piernas para estimular la circulación sanguínea. Se utilizan vendas o medias de compresión elástica, y es fundamental que estos dispositivos sean recetados y ajustados por un profesional sanitario, ya que la talla y el modelo deben adaptarse a las necesidades individuales de cada paciente.

Existen terapias complementarias, como la fitoterapia y la hidroterapia, que pueden ayudar a aliviar los síntomas. Dependiendo del estado del paciente, el profesional sanitario también puede prescribir medicamentos venotónicos o recomendar una cirugía vascular en casos extremos.

piernas cansadas

 

Consejos para aliviar las piernas cansadas

Si experimentamos piernas cansadas durante unos días, podemos comenzar aplicando algunos de estos consejos en nuestras rutinas diarias para ayudar a aliviar la molestia y prevenir que empeore:

Hidratación

La hidratación, tanto interna como externa, es crucial para mantener una buena circulación. Se recomienda beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día y complementar con productos específicos para la piel, como geles o cremas. Estos ayudan a mantener la piel elástica y a promover una circulación sanguínea saludable. En Farmàcia 1896 recomendamos la emulsión de Martiderm Legvass emulsión alivia piernas cansadas y retención de líquidos. Hidrata, nutre y tonifica la piel. Aplicar con masaje 1-2 veces al día.

También existe su versión en cápsulas, un complemento alimenticio con castaño de indias y centella asiática que disminuye la sensación de piernas cansadas, pesadez y retención de líquidos. Reduce el hormigueo y la hinchazón, mientras que favorece la microcirculación en las piernas.

Mover las piernas

Como mencionamos anteriormente, las personas que trabajan en posiciones prolongadas sentadas o de pie tienen mayor predisposición a sufrir de piernas cansadas. Una solución rápida y efectiva es acostarse y elevar las piernas. Este simple gesto favorece el retorno venoso, facilitando el flujo de sangre desde las extremidades inferiores hacia el corazón.

Alimentación

Es crucial mantener una buena alimentación para todos los aspectos de la vida, incluida la salud circulatoria. Es recomendable evitar el sobrepeso y el estreñimiento mediante dietas ricas en fibra, y limitar el consumo de alcohol, refrescos azucarados, alimentos fritos y procesados. Estas medidas pueden ser muy efectivas para prevenir la insuficiencia venosa, así como para mantener un peso saludable y regularizar el tránsito intestinal.

Deporte

Además de los beneficios habituales que se destacan sobre el deporte para la salud general, la actividad física también juega un papel importante en la prevención de la hinchazón y el cansancio de piernas. Ejercicios como nadar o andar en bicicleta sin resistencia son especialmente beneficiosos para la circulación, a diferencia de los ejercicios que involucran pesas en las piernas, los cuales deben evitarse.

Evitar la ropa ajustada

Aunque pueda parecer insignificante, la elección de la ropa desempeña un papel fundamental en la prevención de la pesadez e hinchazón de las piernas. Es recomendable evitar prendas ajustadas que puedan dificultar el retorno venoso hacia el corazón. Lo ideal, especialmente durante los meses de calor, es optar por ropa holgada y evitar el uso de fajas, cinturones y medias con elásticos muy ajustados.

Las medias de compresión son efectivas para mejorar la circulación y pueden ser beneficiosas. Es igualmente importante usar calzado cómodo y limitar el uso de zapatos de tacón alto, ya que estos pueden causar molestias en los pies y en áreas como los gemelos si se utilizan durante períodos prolongados.

Agua fría

El agua fría ofrece grandes beneficios para aliviar las piernas cansadas. Aplicar agua fría en las pantorrillas y masajear las piernas puede ayudar a aliviar el dolor y el cansancio. Es importante realizar el masaje en sentido ascendente, desde los pies hasta los muslos, para favorecer la circulación venosa.

Sentarse de vez en cuando

Como mencionamos anteriormente, este consejo es especialmente relevante para personas que pasan muchas horas de pie debido a su trabajo. Esta postura prolongada puede ocasionar problemas como hinchazón en piernas y tobillos, así como dificultades circulatorias que provocan sensación de pesadez y cansancio en las piernas. Por eso, es muy recomendable sentarse de vez en cuando y alternar el peso del cuerpo de una pierna a otra, o flexionar ligeramente las rodillas para aliviar la presión sobre las venas y mejorar la circulación.

Estar sentado durante largos períodos también puede afectar las piernas. En este caso, es recomendable levantarse y caminar cada media hora para evitar el estancamiento de la sangre y prevenir problemas como la hinchazón y otros trastornos circulatorios en las piernas.

Con estos consejos seguramente podrás aliviar las piernas cansadas, pero recuerda que, si el dolor o molestia persisten, es importante consultar con un médico. Si necesitas alguna crema u otro consejo que pueda ayudarte, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo en Farmàcia 1896. Llevamos más de 100 años comprometidos en mejorar la salud, la calidad de vida y el bienestar de todas las personas.

Comparte este post

Posts relacionados

pastillas para la caída del pelo

Pastillas para la caída del pelo

Es normal que, dependiendo de la estación del año, experimentemos una mayor caída del cabello. Nuestro cuerpo se adapta a la época que se avecina,

Suscríbete a nuestro Blog

Nuestros artículos están escritos por expertos en el sector y te ayudarán a descubrir tratamientos o productos revolucionarios que estamos seguros que te serán de gran ayuda.

¡Suscríbete a la newsletter!

Compartimos todo lo que necesitas saber para garantizar tu bienestar. No te pierdas ninguno de nuestros artículos.