Warning: is_readable(): open_basedir restriction in effect. File(/includes/fbwpml.php) is not within the allowed path(s): (/usr/home/farmacia1896.es/:/home/farmacia1896.es/:/usr/home/services/:/usr/share/php74/) in /usr/home/farmacia1896.es/web/wp-content/plugins/facebook-for-woocommerce/includes/Integrations/Integrations.php on line 60 Fascitis plantar, caminando sobre cristales - Farmacia 1896

Fascitis plantar, caminando sobre cristales

Tabla de contenidos

Fascitis plantar

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar es un dolor muy común. Quien más quien menos a lo largo de su vida habrá notado un dolor punzante en la planta de los pies, especialmente en los primeros pasos del día, nada más levantarse de la cama.

Es un dolor agudo, muy localizado en la parte baja del talón, y se podría definir como si estuviéramos caminando sobre cristales. Muy probablemente dicho dolor vaya menguando a lo largo del día pero al día siguiente vuelva a aparecer, a veces magnificado, convirtiendo la marcha en algo molesto.

También los hay que sienten el dolor tras tiempos prolongados sentados en la oficina y al subir escaleras. Si eres una de esas personas casi con total seguridad estés padeciendo una patología mucho más común de lo que nos imaginamos y que hoy en día suena mucho en los medios de comunicación porque algún deportista profesional la esta padeciendo. Dicha patología es conocida como la fascitis plantar.

Aunque la palabra en cuestión suene a una lesión muy complicada que sólo tienen los deportistas de alto nivel, la fascitis plantar es tan ‘sólo’ la inflamación de la fascia plantar.

Pero… ¿qué es exactamente la fascia plantar? Pues no es ni más ni menos que una gran membrana o aponeurosis que cubre prácticamente la totalidad de nuestra planta del pie, de gran grosor y resistencia, y que sirve para protegernos de las irregularidades del terreno durante la marcha.

Pero no es su única función, además de darnos protección también permite mantener el arco longitudinal del pie otorgándole estabilidad. Cada vez que damos un paso dicha fascia se estira y se relaja provocando tracciones continuas sobre ésta, evitando que dicho arco disminuya y absorbiendo los impactos contra el suelo. Para entenderlo mejor, sería como estirar y aflojar una cuerda.

Las tracciones continuas, repetitivas y, a veces violentas, provocan la inflamación de dicha membrana y como consecuencia, ese dolor punzante y a menudo limitante. Las causas de dicha inflamación son muy diversas. Las más habituales son:

  • Entrenamiento inadecuado con mala técnica en la zancada
  • Sobrecarga de los músculos de la pierna
  • Variaciones anatómicas del pie: pronación exagerada, pies planos/cavos, tendón de Aquiles corto, limitación en la flexión del tobillo…
  • Calzado inadecuado (suela demasiado rígida/blanda)
  • Desequilibrios biomecánicos: diferencias en la longitud de las piernas, tibias curvadas, caderas en anteversión…
  • Correr sobre superficies duras.
  • Sobrepeso, incrementando la tensión que tiene que soportar la membrana

El éxito del tratamiento dependerá de la identificación de la causa (o causas) de la fascitis. Es por ello que hay que personalizar el tratamiento en función de cada individuo. El único punto en común en los tratamientos está en la fase aguda de la lesión en la que se trata básicamente el dolor. Todos los tratamientos parten de esta fase (antiálgica) y, para ser correcta, debería contener:

  • Aplicación de hielo (crioterapia) varias veces al día durante 10-15 min. Se aconseja masajear con un trozo de hielo.
  • Utilización de ultrasonidos continuos 5 min al día
  • Masaje profundo mediante movimientos circulares sobre el área afectada durante 10-15 min
  • Estimulación eléctrica o TENS para reducir el dolor

También se pueden utilizar la acupuntura, el taping (vendajes) y la ortopedia (plantillas de descarga, correccionales o personalizadas con estudios biomecánicos) pero su utilización vendrá en función de cada caso. En casos de extremo dolor también se pueden utilizar infiltraciones de esteroides o antinflamatorios. Por último, algunas consideraciones nutricionales como el consumo durante la lesión de Vitamina C (1-3 gr/día), Zinc (15-30 mg/día), glucosamina (500 mg 3 veces al día) y Omega-3 (2-3 gr/día) facilitarán la pronta recuperación.

Mientras corremos, si la lesión está ya instaurada, notaremos que el dolor disminuye con el paso de los minutos pero vuelve a aparecer al final del entreno o carrera. Es muy habitual continuar entrenando soportando el dolor, entrando en un círculo vicioso donde agravamos la lesión. Por tanto también será de suma importancia saber dosificarse.

Hasta aquí una primera toma de contacto de lo que es la fascitis plantar. ¿Qué os ha parecido? ¿Tenéis los conceptos un poquito más claros? Y como esto no acaba aquí, en un segundo post nos centraremos en el mejor de los  tratamientos, es decir, la prevención.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Posts relacionados

Gel Higienizante Sesderma

Cómo lavarse las manos. COVID-19.

COVID-19 y responsabilidad individual: ¿Vamos a dejar en manos de terceras personas nuestra seguridad frente al COVID-19? ¿Qué medidas funcionan para no contagiarnos? El uso

Suscríbete a nuestro Blog

Nuestros artículos están escritos por expertos en el sector y te ayudarán a descubrir tratamientos o productos revolucionarios que estamos seguros que te serán de gran ayuda.