Clase magistral express: el síndrome de Guillain-Barré

Tabla de contenidos

el síndrome de Guillain-Barré

¿Qué es el síndrome de Guillain-Barré?

El síndrome de Guillain-Barré, es un trastorno neurológico autoinmune, en el que el sistema inmunitario del cuerpo ataca a una parte del sistema nervioso periférico, la mielina, que es la capa aislante de los nervios.

La enfermedad fue descrita por el médico francés Jean Landry en 1859 y en 1916 Georges Guillain, Jean Alexandre Barré y André Stohl descubrieron que en estos pacientes se producía un aumento de la producción de proteínas en el líquido cefalorraquídeo, aunque el recuento celular era normal.

Este síndrome es una forma aguda y en general se produce una progresión rápida de poli -neuropatía inflamatoria. Se caracteriza por debilidad muscular y leve pérdida sensitiva distal. A veces conduce a la parálisis.

Es considerada una enfermedad denominada “rara” dentro de las existentes hoy en día. Ataca a una persona de cada cien mil. Este síndrome puede presentarse a cualquier edad, pero es más común en personas entre los 30 y los 50 años.

Alrededor del 80% de los casos se inicia entre los cinco días y tres semanas después de producirse un trastorno infeccioso banal, una intervención quirúrgica o una vacunación.

Sus causas se desconocen, aunque es probable que se trate de un problema autoinmune, como ya hemos indicado antes. Este síndrome es la neuropatía desmielinizante más frecuente.

 

Síntomas

Los síntomas del síndrome de Guillain-Barré normalmente inician con hormigueo, debilidad y pérdida de sensibilidad de ambas piernas. Más tarde afecta a los brazos. En la mayoría de los afectados por este síndrome, la debilidad está muy desarrollada entre la segunda y tercera semanas.

En un 10% de afectados esta debilidad se produce en los músculos respiratorios, y puede requerir respiración artificial. La parálisis respiratoria y el déficit del sistema nervioso autónomo pueden hacer peligrar la vida del paciente.

Otro 10% debe alimentarse por vía intravenosa o mediante gastrostomía (alimento que llega al estómago a través de un tubo colocado en la pared abdominal), ya que los músculos de la cara se debilitan y les impide deglutir los alimentos.

Se producen fluctuaciones en la presión arterial y arritmias cardíacas. En algunas ocasiones desaparecen los reflejos y se produce parálisis en los movimientos oculares.

Un 5% de los afectados por este síndrome suele fallecer.

 

Diagnóstico

El diagnóstico en el síndrome agudo se basará en el síndrome clínico. No existe ninguna prueba, específica, de laboratorio, para el síndrome de Guillain-Barré.
Para descartar otras posibles causas, se llevan a cabo algunas pruebas, como análisis del líquido cefalorraquídeo de la médula espinal, electromiograma, estudio de la conducción nerviosa y análisis de sangre.

El síndrome de Guillain-Barré

 

Pronóstico y tratamiento

La polineuropatía aguda grave constituye una urgencia médica, requiere un control constante y un mantenimiento de las funciones vitales.

Las vías aéreas deben estar permeables y determinarse con frecuencia la capacidad vital, con objeto de poder aplicar respiración asistida, si fuera preciso. La ingesta de líquidos debe ser suficiente para mantener un volumen urinario de, al menos, un litro y medio diario.

Las extremidades se protegerán de los traumatismos y de la presión de las ropas de la cama. El calor es muy útil para aliviar el dolor y permite una aplicación precoz de la fisioterapia. Hay que evitar, sobretodo, la inmovilización. Se tomarán precauciones para que no aparezcan úlceras por una prolongada permanencia en cama, utilizando colchones blandos y girando al paciente cada dos horas.

Una vez establecido el diagnostico, se inicia el tratamiento de la plasmaféresis, de la que se ha demostrado su eficacia (extracción de sustancias tóxicas de la sangre), o bien la infusión de gammaglobulinas. Los corticoides no se recomiendan en este síndrome en su fase aguda ya que agravan la evolución de la enfermedad.

En unos meses es habitual que se produzca una considerable mejoría. Los defectos residuales, pueden requerir un reentrenamiento, aparatos ortopédicos o cirugía. En un 10% de los pacientes pueden presentarse recidivas, después de la mejoría inicial y entrar en estado crónico.
Las inmunoglobulinas y a veces los corticoides pueden resultar beneficiosos para esta forma persistente del síndrome, al igual que las plasmaféresis y medicamentos que depriman el sistemas inmune.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Posts relacionados

Gel Higienizante Sesderma

Cómo lavarse las manos. COVID-19.

COVID-19 y responsabilidad individual: ¿Vamos a dejar en manos de terceras personas nuestra seguridad frente al COVID-19? ¿Qué medidas funcionan para no contagiarnos? El uso

Suscríbete a nuestro Blog

Nuestros artículos están escritos por expertos en el sector y te ayudarán a descubrir tratamientos o productos revolucionarios que estamos seguros que te serán de gran ayuda.